viernes, 1 de febrero de 2013

Mi querido amigo...

Durante años trabajé rodeado de artistas, o creadores gráficos, o dibujantes, en fin llámenlo como quieran. Practicamente todos eran más jóvenes que yo. Años después casi todos ellos se han convertido en magníficos profesionales y yo miro sus obras con orgullo y con algo de nostagia.
  De entre todos ellos hoy quiero destacar al que quizá me soportó por un tiempo más prolongado (sorprendentemente ha sido capaz de sobrevivirme) y con quien mayor complicidad alcance, a veces le he llamado mis otras manos, pero tambien fue una parte de mi cerebro, con su colaboración yo era mejor. De hecho él trabajaba conmigo porque era imprescindible, lo que él hacia yo jamás fuí capaz de hacerlo y desde aquí aprovecho para agradecer su esfuezo y su talento y sobre todo su honestidad como artista y como amigo. Siempre me dijo la verdad y eso, "jode un güevo". Demasiado modesto para exhibirse... me veo obligado a hacerlo por él. A lo largo de su carrera profesional ha hecho miles de magnificos dibujos y en unas condiciones que pondrian el pelo de punta a "Rambo"... él dice que es un dibujante lento , pero yo le he visto crear y dibujar él solo todos los fondos de un largometraje de animación de 80", y esto se lo he visto hacer dos veces, puedo jurar que eran unos fondos extraordinarios, bellisimos, llenos de encanto y personalidad.
  A que se nota que le tengo afecto. Gracias señor Aísa.
Algunos ejemplos.

















7 comentarios:

Francisco Alaminos dijo...

Magníficos trabajos de un gran artista y profesional , con el que tuve el placer de colaborar en el equipo de layout en Batman, (preciosa y sufrida época) y como no, una bonita declaración de afecto y respeto.
Un abrazo a los dos

Manolo Trujillo dijo...

¿Puede haber para un artista alguna satisfacción más grande que el reconocimiento de su trabajo por sus propios compañeros?...pues desde luego que sí...cuando este reconocimiento va acompañado de una carga afectiva en la que los valores humanos adquieren la importancia que deben tener. Suscribo tus palabras.

M.A.Aísa dijo...

Jo... como se nota que está en el más allá, se ha pasado.
Muchas gracias, son ustedes muy amables y buenos compañeros y valoro mucho sus palabras.
Y maestro, si mañana está de cuerpo presente el café lo pago yo.
Un abrazo para todos.

Diario de un hombre muerto dijo...

Le cojo la palabra... ¿qué no haría yo por un café?.

jesusalonsoiglesias dijo...

Totalmente de acuerdo con sus palabras, señor difunto. Pero además de sus palabras yo le daría un buen par de guantás por seguir acochinado, allá donde esté y no ocupar el lugar que le correspondería a su calidad. Las sillas se llenan muchas veces de mediocres que ocupan el lugar que deberían ocupar sus auténticos dueños. He dicho.

jApg dijo...

Aisa es el más grande, si señor...y todo el que haya tenido la suerte de trabajar con el lo valora no sólo como el grandísimo dibujante que es sino tambien como la grandísima persona que es, de ahí su grandeza...

la hija del muerto dijo...

Aún conservo unos magníficos dibujos, páginas sueltas de historietas que me fotocopió una vez el homenajeado. Durante años estuvo su exquisita versión de Muerte, la hermana de Sueño, colgada de la pared frente a mi mesa de estudio.
De vez en cuando abro mi Tapa Roja para contemplar la dedicatoria dibujada. Todavía me asalta la duda, ¿está dibujado o impreso? Tal perfección consigue engañar sin mucho esfuerzo el ojo.